1/03/2013

¡MAL USO Y ABUSO VOCAL!


Tanto el abuso como el mal uso vocal tienen una característica principal: el movimiento exagerado de la musculatura interior y exterior de la laringe, acompañada de una excesiva y violenta vibración de las cuerdas vocales. 

La disfonía resultante de los cambios que pueden realizar el mal uso y el abuso vocal en las cuerdas vocales, se caracterizan como ronqueras, soplo, tono grave, etc.

Un abuso vocal se puede definir como una "higiene vocal pobre" e incluye cualquier hábito que pueda ejercer un efecto "traumatizante" en las cuerdas vocales. 

Los ejemplos siguientes son conductas habituales de abuso vocal:
  • Chillar y gritar. Son actividades abusivas que pueden provocar diferentes grados de irritación laríngea.
  • Vocalizaciones forzadas. Por ejemplo, son las producidas por los niños al intentar imitar sonidos como: el de los coches, los camiones, los aviones, etc. También son frecuentes en algunos adultos.
  • Hablar excesivamente. Las personas que deben usar su voz profesionalmente o que hablan de forma incesante, son las que posiblemente vayan a desarrollar patologías laríngeas debidas a un uso excesivo de ésta.
  • Uso frecuente de un ataque glótico duro. Se produce por una "explosión" de aire que sale cuando se empieza a hablar. El uso de un ataque glótico duro puede producir lesiones como: laringitis crónica, nódulos vocales o pólipos laríngeos.
  • Excesivo carraspeo y demasiada tos. Son actividades "no locutivas" que pueden dañar la laringe. Un uso excesivo de estas conductas hace vibrar las cuerdas vocales pudiendo ocasionar un traumatismo en ellas.
  • Inhalación de polvo, humo del cigarrillo, gases nocivos, etc. Es otra actividad "no locutiva" que puede dañar e irritar la laringe.
  • Cantar con una técnica vocal inapropiada o en condiciones abusivas del ambiente.
  • Hablar de manera abusiva cuando las cuerdas vocales están en condiciones debilitadas:
         - Enrojecidos o hinchados debido a una alergia o a una infección respiratoria.
              - Pueden ser también afectados por el ciclo menstrual de las mujeres, con la aparición de una aspereza y un descenso del tono.

Un mal uso vocal se define como un uso incorrecto del tono y de la intensidad en la producción de la voz. 
Si una persona usa mal su voz, puede aparecer un daño en sus cuerdas vocales. 

Las causas que provocan el mal uso vocal son:
  • Utilizar una intensidad vocal elevada al hablar en situaciones con altos niveles de ruido ambiental: Por ejemplo: mientras viajamos en coche, cuando se está cerca de una maquinaria pesada, mientras se escucha música, etc.
  • Los niveles elevados de tono tienen tendencia a aparecer como consecuencia de niveles elevados de intensidad.
  • Una elevación de la intensidad y del tono vocal puede ocurrir por varias razones. Por ejemplo, como consecuencia de una tensión emocional generalmente acompañada de una excesiva tensión muscular, que afecta directamente a la laringe. En otros casos, son fruto de trastornos de la personalidad. En ciertas ocasiones, simplemente por hábito inadecuado.







0 comentarios:

Publicar un comentario